¡Una clara apuesta por el medioambiente!

El drone no emite CO2 a la atmósfera. Mejora significativamente la seguridad de los trabajadores en obra, al no tener que trabajar en zonas de riesgo. Aumenta la eficiencia de los procesos constructivos, minimizando costes y reduciendo tiempos al compararlo con los trabajos clásicos de topografía.

¡Alternativa tecnológica!

Actualizamos nuestras herramientas, drones y software continuamente, ofreciendo los mejores resultados posibles a nuestros clientes. Además, nos adaptamos a cada empresa, necesidad y terreno por duro que sea.

Los “drones en ecuador”, vehículos aéreos no tripulados, se están convirtiendo en una nueva tecnología que revoluciona la topografía convencional

¡La topografía con drones en ecuador ya es una realidad!

Levantamientos topográficos de alta precisión a partir de vuelos no tripulados con drones totalmente autónomos, capturando fotos aéreas de alta resolución, que mediante métodos fotogramétricos se transforman en ortomosaicos y modelos tridimensionales.

Planos topográficos
Elaboración de planos topográficos con empleo de imágenes georeferenciadas obtenidas por un drone.
Seguridad
No es necesario que el operario lleve personalmente la estación a lugares arriesgados.
Rapidez
Una brigada tradicional, realizaría un levantamiento de cientos de hectáreas en semanas. Con un drone lo hacemos en horas.
Mayor Cobertura
Algunos puntos son sencillamente inaccesibles para las personas. Un saliente en medio de un acantilado no es problema para un drone.

Amplia gama de Servicios

Realizamos trabajos de fotogrametria con drones por encargo en todo el territorio del Ecuador. Disponemos de equipos para cualquier extensión y nos encargamos de toda la cadena de trabajo hasta entregar el informe final.

  • Los drones son mucho más económicos en tiempo y costo, que comprar información LIDAR.

    . . .
  • Un dron estándar es capaz de cubrir en un día 100 hectáreas de terreno.

    . . .
  • Cuando se utilizan drones para un levantamiento, cambia la forma de trabajar.

    . . .